Passivhaus o Casa Pasiva Bio

El término de Passivhaus significa casa pasiva y se trata de un estándar para la construcción de viviendas que se oficializa en el año 1988, y se caracteriza principalmente por un alto aislamiento térmico(si es posible ecológico,sano y sin emanaciones de COV), un riguroso control de infiltraciones, máxima calidad de aire interior y el aprovechamiento de la energía solar para una mejor climatización reduciendo el consumo energético del orden del 70%, comparándolo con el de las construcciones convencionales.

Con la construcción del primer prototipo de Passivhaus (Alemania, 1990), se llegó a demostrar que es posible una casa con un consumo muy bajo de energía y a un precio razonable para el promotor

Hoy en día, ya hay regiones en Alemania y Austria, donde el Passivhaus es obligatorio para la edificación pública.

El estándar de Passivhaus admite cualquier tipo de arquitectura y cada vez son más las tipologías a las que se adapta: escuelas, guarderías, polideportivos, centros cívicos, iglesias, estaciones de bomberos, edificios de oficinas, piscinas… y, por supuesto, bloques de vivienda colectiva donde la relación superficie/volumen es mucho más favorable que en las viviendas unifamiliares.

En el clima mediterráneo la casa Passivhaus es necesario que cumpla con las siguientes condiciones:

  • Demanda máxima de energía útil para calefacción: 15 kWh/m2año.
  • Demanda máxima de energía útil para refrigeración: 15 kWh/m2año.
  • La envolvente exterior del edificio no debe tener una estanqueidad mayor a 0,6 volúmenes/h (medida con una presión de 50 Pascales).
  • Consumo máximo de energía primaria para calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria (ACS) y electricidad: 120kWh/m2año.

Una edificación Passivhaus tiene las siguientes ventajas:

  • Consumo muy bajo: Las casas pasivas gastan aproximadamente un 80% menos de energía para su acondicionamiento térmico. En España, que existe un clima menos severo, se podría llegar a una mejora del 60% respecto al consumo estándar de un edificio nuevo, y se conseguiría la mejor clasificación energética posible: la de clase A.
  • Mejor aislamiento térmico de suelos, muros y techos. Es recomendable que toda la envolvente de la casa debe estar perfectamente aislada, es decir, que no haya intercambio de calor entre el interior y el exterior. Para ello habrá que tener en cuenta el clima de la zona en la que se encuentra la edificación para así calcular el grosor de los materiales aislantes que se utilicen (cuanto más frío, más material se necesita).
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones. En este tipo de casas el cristal debe ser doble o triple y se debe usar la mejor carpintería para el cerramiento (PVC, madera para casas de biosconstrucción).
  • Eliminación de puentes térmicos. Consiste en las pérdidas de calor que se producen en los ejes y las juntas, donde coinciden dos materiales distintos dejando huecos entre sí. La solución es no interrumpir la capa de aislamiento y, en el caso de que sea inevitable, colocar en esas zonas un aislante térmico adicional.
  • Sistemas de ventilación mecánicos con recuperación de calor. Estos permiten renovar el aire controlando la entrada y la salida, de tal manera que, si el aire es frío se aprovechará el calor generado por las personas y los aparatos eléctricos de la casa para aumentar su temperatura. Si por el contrario la temperatura exterior es alta, se expulsará el aire viciado refrescando el que entra.
  • Temperatura controlada del interior. Para ello es necesario que en el entorno no hayan corrientes de aire. La temperatura del interior de la vivienda se controla con una mínima intervención de los sistemas de climatización.
    • Confortabilidad: Gracias al sistema de ventilación se consigue un confort acústico, térmico, y de calidad de aire.
    • Asequibilidad: El ligero sobre coste de su construcción (5 y 10% respecto a los edificios convencionales) se compensa en pocos años debido a la reducción de su demanda de energía (hasta una décima parte)
    • Sostenibilidad: Requiere hasta un 90% menos de energía que un edificio convencional junto con la reducción de emisiones CO2 a la atmósfera.

    Disponer de un buen aislamiento es beneficioso tanto en invierno como en verano y las paredes exteriores, la cubierta y la solera deben tener una baja transmitancia térmica.
    En Socyr trabajamos con materiales constructivos ecológicos como por ejemplo, el corcho natural en placa o granulado, utilizado para aislamientos térmicos y acústicos. Este corcho ecológico posee el certificado COV A + y por tanto en él, no hay ninguna presencia de los compuestos orgánicos volátiles (COV).

    Dependiendo del clima donde se encuentre la edificación se debe optimizar el espesor del aislamiento térmico en función del coste y de la mejora de la eficiencia energética. Los grosores de aislamiento de cerramientos verticales, cubierta y solera varían en función de las ciudades:

    • Gerona: 25cm/25cm/25cm
    • Barcelona: 15cm/10cm/3cm
    • Murcia: 10cm/8cm/2cm

    En el Passivhaus es importante tener en cuenta que en España se necesita contar con un certificado de obra específico, el cual garantiza que la vivienda ha sido construida siguiendo este estándar de construcción alemán.

    Colaboramos con el estudio energetico idnais Javier Siles Conejo y aqui teneis un enlace de los trabajos que hemos realizado en armonia. http://www.idnais.es/nuestros-trabajos/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies