Aislamiento térmico

El ACI (Aislamiento Celulosa Insuflada) mantiene el espacio aislado con una temperatura estable que proporciona confort y un menor consumo energético, creando espacios de aire sin circulación, entre dentro de sus fibras huecas.

El ACI logra una cobertura del 100% del los espacios llenando las grietas, costuras y cavidades, formando un revestimiento monolítico sobre el substrato que ayuda a reducir la infiltración de aire.

No posee costuras, cavidades o áreas libres que reduzcan su capacidad y eficiencia térmica. El resultado es un producto instalado en forma eficaz con características de pérdida de calor excepcionalmente bajas.Es un potente aislante invernal, posiblemente el mejor aislante estival debido a su capacidad de almacenamiento de calor y además debido a su elevada porosidad se utiliza también como aislante acústico.Como aislamiento estival, al comportarse como la madera, tiene la ventaja de conservar el frescor de la mañana y transmitirlo hasta 12 horas mas tarde, a lo largo del día. Su capacidad de acumulación de calor es una característica de los aislamientos orgánicos o ecológicos.

Reduce al mínimo la infiltración de aire y forma una barrera térmica altamente eficiente y eficaz. Puede aplicarse por rociado a cualquier estructura, muro, travesaño exterior o cavidad enrasada.

Excelente aislamiento térmico: λ= 0,038 W/(m x K)

La capacidad de desfase térmico de la celulosa, es decir, el tiempo que tarda en transmitir la temperatura de un lado a otro de su grosor, la convierte en un aislante excepcional (desfase térmico: 8-12 horas).

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR